¡Me encanta el verano! Sol, calor, familia, vacaciones, amigos, descanso… ¡y comida! No me diréis que no es una maravilla la gran variedad de alimentos de la temporada del verano. Tantas frutas, tantas verduras, tantos colores, tantas formas de cocinar de forma refrescante, nutritiva y diferente… Comer sano en verano es fácil y divertido si sabes cómo, y en el post de hoy vamos a ver algunos trucos para que nuestra alimentación en esta época del año sea lo más saludable posible.

Verano: esa estación del año con las temperaturas más elevadas; donde los días son más largos y las noches son más cortas; increíble para algunos y agónico para otros; esa estación en la que salimos más y entramos menos, en la que nos vamos de vacaciones, disfrutamos de una mayor vida social y estamos más tiempo al aire libre. Esa estación en la que muchos, aún con todas las herramientas que tienen, no se alimentan de la forma más adecuada. Y muchas veces, la clave está en la organización.

piña en el mar

Está claro que en verano salimos más. Si. Todos. Y el hecho de salir más, muchas veces hace que descuidemos nuestra alimentación. Pese a que en consulta siempre trato de inculcar que una alimentación saludable no tiene porqué estar reñida con tener vida social, muchas veces no lo tenemos en cuenta, o pensamos que es imposible compaginarlas.

Aparte de salir más, también es cierto que cambian mucho nuestros horarios y la rutina no suele ser la misma, lo que hace que tengamos cierto desorden en nuestra alimentación.

Aun así, desde mi punto de vista, deberíamos de mantener una buena alimentación durante todo el año; deberíamos de entender que la alimentación influye directamente en nuestro estado de salud, y que debemos de cuidarnos siempre; además, saber que es posible compaginar la vida social y las salidas con un estilo de vida saludable. ¡Y más en verano! Con todo el tiempo y todas las posibilidades que tenemos.

Tips que pueden ayudarte a comer sano en verano

Comer sano en verano es más fácil de lo que pensáis, y por ello, os dejo unos pequeños consejos a continuación para que tratéis de hacer vuestro verano un poquito más saludable:

  • INTRODUCE MÁS VEGETALES EN TU ALIMENTACIÓN: el verano es una época fantástica. Tenemos una variedad inmensa de verduras y hortalizas que podemos utilizar para darle color a nuestros platos. De hecho, deberían ser el elemento principal en nuestras comidas y cenas. Puedes tomarlos en forma de ensalada, en gazpachos o cremas frías, salteados, como snacks crudos, al vapor…
verduras
  • AUMENTA EL CONSUMO DE FRUTA: ¿estáis conmigo con que la fruta de verano es la mejor de todo el año? Melón, sandía, melocotón, cereza, nectarina, paraguayo, higo, nísperos, ciruelas, albaricoque… Introdúcela como tentempié entre horas, tómala de postre en las comidas principales, hazte una macedonia, un batido, prepara helados y granizados increíbles, tómala deshidratada…
frutas
  • HIDRÁTATE: es cierto que en verano, muchas veces menos agua, bebemos de todo, pero hay que tener en cuenta que el agua tiene que ser nuestra bebida de referencia. Pero no sólo agua, sino también infusiones o tés fríos, café con hielo, helados de hielo, agua saborizada con fruta, gazpachos, batidos de frutas… Por otra parte, trata de evitar las bebidas alcohólicas y las bebidas azucaradas, que aunque pensemos que nos quitan la sed, no es realmente así, y además nos aportan calorías vacías innecesarias.
agua
  • SIGUE TOMANDO LEGUMBRES, AL MENOS DOS VECES A LA SEMANA: en consulta me encuentro muchos pacientes que dejan de comer legumbres en verano porque «no les apetece un plato caliente». ¿Y quién te impone que tengas que comer las legumbres en un guiso o un estofado? En verano es importante seguir incorporando las legumbres a nuestra alimentación por sus múltiples beneficios, y podemos hacerlo, por ejemplo, en un salteado, en forma de ensalada, o en paté (hummus) para dipear con crudités de verduras. También puedes incluirlas en unas fajitas, elaborar salsas con ellas, hacer cremas o sopas frías, incorporarlas germinadas e incluso tomar sus derivados (tofu, tempeh, soja texturizada…). ¡Hay mil formas!
legumbres
  • INCORPORA PROTEÍNAS DE CALIDAD EN TUS COMIDAS PRINCIPALES: una razón más para tomar legumbres, ya que son un alimento con un alto contenido en proteínas de origen vegetal. También podemos incluir el pescado, el huevo, los lácteos y la carne, procurando disminuir el consumo de este último.
proteínas de calidad
  • AÑADE GRASAS SALUDABLES TODOS LOS DÍAS: las grasas son esenciales y hacen que nuestra alimentación sea mucho más atractiva. Incorpora grasas de buena calidad diariamente, como por ejemplo el aceite de oliva virgen extra, el aguacate, el huevo, los frutos secos o las semillas. También los pescados azules tienen grasas saludables y un alto contenido en ácidos grasos omega-3.
grasas saludables
  • MUÉVETE: seguro que durante todo el año estás poniendo excusas de que no tienes tiempo para hacer ejercicio… ¡pues ahora es el momento! Aprovecha que tienes los días más libres, además de que se hace de día antes y anochece más tarde, utiliza el tiempo que tienes y muévete. El ejercicio físico es salud ya que reduce el estrés, es antihipertensivo, ayuda a mejorar el perfil lipídico y a disminuir el peso, es anorexígeno y antidepresivo.
ejercicio físico
  • HAZ UNA COMPRA SALUDABLE: el truco del almendruco, si no tienes en casa aquello que no quieres comer, no te lo vas a poder comer. Si llenas tu despensa, nevera y congelador de alimentos saludables, no vas a tener problemas en llevar una buena alimentación. Deja los caprichos para cuando salgas fuera con la familia o los amigos, pero no los tengas en casa.
cesta de la compra
  • TEN EN CUENTA TUS SENSACIONES DE HAMBRE Y SACIEDAD: por lo general, solemos tener altibajos en nuestras sensaciones de hambre y saciedad a lo largo del año, pero por lo que estoy viendo en consulta, sobre todo ocurre en verano. Hazle caso a tu cuerpo. Come de forma consciente, come despacio, come tranquilo. Come hasta que ya no tengas hambre, pero sáciate con alimentos saludables. Ten en cuenta antes la CALIDAD que la CANTIDAD de lo que comes, es muy importante.
plato y cubiertos

Hasta aquí, algunas de las acciones más importantes que tenemos que tener en cuenta para comer sano en verano y que nuestra alimentación sea lo más saludable posible.

Está claro que comer es un placer, y es mucho más fácil disfrutar de alimentos saludables cuando mejoramos los hábitos y dejamos de lado alimentos superfluos que no nos ayudan nada a tener una buena salud. Ahora que tienes más tiempo, organízate, investiga recetas nuevas, mantente activo, CUÍDATE. Intenta incorporar un hábito saludable nuevo cada vez, hábitos que te resulten fáciles, y lo más importante, procura mantenerlos en el tiempo.

Recuerda que comer sano en verano es fácil si sabes cómo.

Si te ha quedado alguna duda con respecto a todo lo que te he contado, no dudes en ponerte en contacto conmigo a través del apartado de contacto de la web. Espero que te haya gustado y…

¡DISFRUTA DE LAS VACACIONES! 😀

sandía

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *