Es fácil hacer un plato de pasta, de hecho la pasta siempre está buena, la mezcles con lo que la mezcles. Es muy interesante que utilicemos pasta integral para aumentar el aporte de fibra de esa comida, y si la acompañamos con una buena ración de verduras y una proteína de calidad, tendríamos un plato nutricionalmente completo y saludable.

Para distinguir una pasta integral de una que no lo es, no nos queda otra que leer el etiquetado. Pero lo primero es saber qué es una pasta integral: ya sea pasta, pan, o cualquier otro tipo de cereal, «integral» es aquel que no se ha refinado, que sigue manteniendo todas sus partes, es un cereal íntegro.

Un cereal integral tiene 3 partes bien diferenciadas:

  • SALVADO: es la parte externa del cereal, la cáscara, rica en fibra.
  • GERMEN: es una parte pequeñita que se encuentra en el interior del cereal, y constituye su reserva de vitaminas y minerales. En él podemos encontrar vitaminas del grupo B, ácido fólico, magnesio, zinc, ácidos grasos esenciales, antioxidantes…
  • ENDOSPERMO: es la parte más rica en almidón del cereal.

Por tanto, al consumir el cereal en su versión integral, estamos consumiendo todas sus partes (salvado, germen y endospermo); en cambio, cuando este cereal lo refinan (lo pasan de un cereal integral a uno blanco), lo que hacen es quitarle el salvado (fibra) y el germen (vitaminas y minerales), por lo que nos quedamos únicamente con el almidón.

Cuando consumimos un cereal en versión integral, al tomar toda esa fibra, estamos ayudando a una mayor saciedad y a una absorción más lenta de la glucosa y los diferentes nutrientes del cereal. Si lo consumimos en versión blanca, la respuesta insulínica aumenta, lo digerimos mucho más rápido, y por tanto, nuestra sensación de saciedad será mucho menor.

Hay que tener en cuenta que los cereales integrales no adelgazan, lo que pasa que siempre se han visto relacionados con «las dietas», y si no estás «a dieta», no es necesario que consumas cereales integrales. Pues nada de eso, el consumo de estos cereales va mucho más allá. De hecho, el contenido calórico de un cereal blanco y uno refinado es prácticamente el mismo. No consumas integrales «porque estés a dieta», sino porque realmente eres consciente de todos los beneficios que te aporta, y quieres aprovecharte de ello.

Y después de todo esto, a lo que venía yo por aquí es a deciros que he encontrado mi nueva forma favorita de comer pasta… ¡qué cosa más rica! Os voy a dejar la receta porque, de verdad os digo, no tiene desperdicio… ¡Pero tenéis que hacerla con pasta integral!

pasta con brocoli y pesto

Pasta integral con brócoli y gambas al pesto

Marta López
Una forma diferente, rica y saludable de comer pasta
Tiempo de preparación 15 min
Tiempo de cocción 15 min
Plato Comida, Pasta, Plato principal
Cocina Propia
Raciones 1 ración
Calorías 487 kcal

Equipment

  • Olla
  • Sartén antiadherente
  • Lékué o vaporera (opcional)

Ingredientes
  

  • espaguetis integrales
  • 1/2 ramillete brócoli
  • 8-10 tomates cherry
  • 1/2 cebolla
  • 1 puñado gambas peladas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita orégano seco
  • 1 ramillete albahaca fresca
  • 1 puñado nueces o cualquier otro fruto seco
  • aceite de oliva virgen extra
  • 1 pizca sal

Elaboración paso a paso
 

  • Cuece la pasta integral
  • Cocina los tomates cherry en un Lékué/vaporera/tupper en el microondas con una pizca de sal, un chorrito de aceite de oliva virgen extra y el orégano, 3-4 minutos a máxima potencia
  • Mientras, pica un diente de ajo y la cebolla, y corta en arbolitos el brócoli
  • Cuece el brócoli 3 minutos en agua hirviendo, o hazlo también al vapor/microondas 2-3 minutos
  • En una sartén antiadherente, dora el diente de ajo y la cebolla
  • Cuando estén dorados, añade las gambas y saltéalas un par de minutos
  • Incorpora el brócoli e integra todos los ingredientes
  • PARA LA SALSA PESTO: en una picadora, tritura bien el diente de ajo, las nueces (o el fruto seco de tu preferencia), una pizca de sal y la albahaca fresca, y ves añadiendo poco a poco aceite de oliva virgen extra, en forma de hilo fino, hasta conseguir una buena emulsión
  • Añade un poco de pesto a la sartén y remueve bien para que se integren los sabores
  • Monta el plato: primero la pasta integral, después el salteado de la sartén, y por último, los tomates cherry
Keyword brócoli, gambas, pasta, pasta integral, pesto
pasta con brocoli y pesto

Espero que os guste mucho la receta, para mi ha sido todo un descubrimiento, y ¡creo que va a pasar mucho tiempo hasta que vuelva a encontrar una receta favorita de pasta!

No dudéis en etiquetarme en vuestras recetas para que pueda verlas y me deis envidia, ya que si por mi fuera… ¡comería este plato todos los días! Cualquier duda, podéis escribirme desde la página de contacto del blog. Un abrazo y feliz fin de semana 🙂


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Califica la receta!